MAITE CIURANA

Creo que la pintura debe desprender energía, tener vida, transmitir emociones y eso es lo que busco al relacionarme con ella.

Después de  unos años de estudio de  Historia del Arte, sentí la necesidad de intentar expresar mis emociones a través de la pintura; esos fueron mis inicios hace ya la friolera de  treinta años, mediante la técnica al óleo y de modo autodidacta. Cada color produce una emoción y sobre esta premisa me dejo llevar en cada obra; en este sentido me adhiero a la frase de Pablo Picasso: “yo no pinto lo que veo, pinto lo que siento”.

Antes de que existiese la psicología, “Goethe” afirmaba que los colores actúan sobre el alma; pudiendo provocar la tristeza o la alegría. “Física y anímicamente, el ser humano es afectado e influido por los colores que le rodean, al articular sus referencias convencionales”. 

Mis obras son el resultado de un continuo proceso de exploración de nuevo rumbos que me llevan a nuevos lugares; se trata, diría yo, de una ventana al mundo emocional.

En mi continua búsqueda de formas de expresión, he realizado cursos de Grabado y Témperas ( Taller Museo Evaristo Valle-Gijón), técnicas que me han dado grandes satisfacciones y de las cuales conservo buenos trabajos.

Pasados 25 años de trabajo con  diferentes técnicas,  mi búsqueda de  formas de expresión continúa e  indago con los acrílicos, encontrando en ellos mi forma de expresión más genuina y que mejor representa mi modo de ser – en su modalidad “Fluid painting” –  haciendo que su fluidez me permita expresarme con mayor espontaneidad, gestualidad y en definitiva mayor libertad. Técnica que abrazo de modo autodidacta y con la que sigo investigando posibilidades de expresión.

Para mí, pintar supone superar cada día un nuevo reto, pero sin perder la espontaneidad y libertad que supone la creatividad. Lo hago sobre soportes clásicos, tales  como maderas,  lienzos  en 3D y también sobre piezas de metacrilato, a modo de pequeñas esculturas de sobremesa y también en  mayor  tamaño,  con un soporte de acero inox.

Mi inspiración siempre viene de un impacto a nivel emocional, ya proceda de una imagen real,  imaginaria  y/o fotográfica… la interiorizo,  la visualizo y trabajo para plasmarla en el soporte elegido  con mi propio lenguaje. “Lenguaje éste que podría parecer avocado a la abstracción, pero que aún se sustenta en reconocibles apoyaturas simbólicas y figurativas de la pintura tradicional”, tal y como cita sobre mi obra D. José Antonio Samaniego (crítico de arte), en su artículo del 5 de Abril-2016 en el diario de La Nueva España-Gijón .

Me motiva la belleza de todo cuanto percibo y que provoque en mí buenas vibraciones y por consiguiente buenas emociones. Buscar la belleza en la cotidianidad me eleva y ayuda a llevar la propia realidad. Para mí,  el proceso creativo de la pintura es ya toda una necesidad vital.

En un mundo de cantidad de estímulos visuales, me interesa especialmente la pintura, porque le da una dimensión más corpórea a ciertas imágenes o situaciones  emocionales; una actitud estética que nace de la pugna de mis propios sentimientos con la racionalidad del propio colectivo.

Puedes ver el paso de Maite por Cultur3 Club en el siguiente enlace de Vimeo