REGINA QUESADA

“Hablar de los orígenes de la pintura supone hablar del porqué del arte, de cómo se origina. Parece ser, pues, que ha de buscarse en el momento en que nuestros antepasados empezaron a concebir sus objetos o su vida con una intención más allá de la funcionalidad”.*

Desde la búsqueda inquieta, con un lenguaje plástico conceptual y personal y desde la precariedad del material, proyecto una obra con una finalidad contemporánea y social donde ahondo en los orígenes pictóricos ancestrales del hombre. Actualmente, en esta sociedad globalizada, se omite la importancia del proceso de creación y del sentido de la expresión artística como un hecho vital del proceso creativo. No se deja espacio para madurar el pensamiento que da lugar a construir esas conexiones emocionales, que permiten crear una obra con una identidad y un espíritu propio. Esa es la esencia de este trabajo artístico: la búsqueda del subconsciente emocional y primitivo a través del arte y su repercusión en una sociedad cada vez más tecnológica e industrializada.
La palabra “arte” proviene de artesano. Desde los orígenes del ser humano se cuestiona en qué momento una obra realizada por las manos del hombre se convierte en arte. En la actualidad, el arte sigue siendo un reflejo de la sociedad, pero ¿cuál es la diferencia del propio valor actual de crear a la que utilizaba el hombre primitivo?.Está claro que el lenguaje cambia porque el medio en el que vivimos va evolucionando, pero la necesidad artística de expresar con el material que nos rodea, está adherida genéticamente desde el hombre prehistórico. Entonces, si desde la prehistoria, el hombre crea esas pinturas desde lo místico y desde la necesidad de supervivencia como cazador, en la actualidad, ¿qué es lo que me hace retornar a ese estado?... La civilización nos ha domesticado y nuestra forma de vida actual nos aleja de ese hombre primitivo pintando en las cavernas, pero la herencia genética me hace retomar y replantear a través del arte, el significado de nuestra efímera existencia. El trabajo artístico que construyo, proyecta una nueva visión del origen pictórico actual del hombre prehistórico olvidado y engullido por una sociedad consumista. Con ello reivindico la vuelta del instinto ancestral del ser humano, en un período donde la globalización en la sociedad actual, provoca cambios constantes, que nos impide ser conscientes de nuestra propia existencia. Para ello trabajo a partir del concepto de formas precarias y experimento con todo tipo de materiales maleables en estado puro o reciclado, transparentes, papeles con los que realizo collage, libros que transformo en libros de artista, pintura etc; que trabajo e investigo durante el proceso creativo. El lenguaje conceptual de este trabajo es amplio; es un arte donde principalmente el material a escoger o a intervenir es importante, porque permanece, está visible y presente en la obra. Construyo un diálogo de expresión puramente emocional (de dentro hacia afuera): "Por ello nos encontramos ante un tipo de pintura que busca la plasmación directa de la interioridad del artista...Se trata de la onda expansiva de una interioridad emocional en trance de manifestarse ofreciendo una imagen de aquello que los artistas llevan dentro"**.

El Paleolítico superior tardío, es una etapa de orígenes pictóricos de figuras de animales, grabadas o dibujadas en las paredes de las grutas. El proyecto “Anatomía primitiva” y L´Animale se aproxima a ese espacio de tiempo, a través de la creación de grabados negros (como las pinturas rupestres negras de la cueva de Lascaux), que representan la conexión primitiva que tengo con mi antepasado prehistórico. Durante el proceso creativo, estudio y trabajo con la intuición como brújula interna, donde reflejo de forma directa y expresiva el sentido emocional del propio acto ritual de crear. Se congela ese instante del pasado, con una visión antropológica, pero planteada y proyectada desde una perspectiva artística contemporánea y conceptual.
Con mi trabajo manifiesto la necesidad de ese espacio interior de tiempo y conocimiento, donde uno realmente se observa a sí mismo sin florituras, y donde realmente ve lo que es y quien es. Se deja la imaginación al descubierto. De ahí mi "YO" interno queda completamente “desnudo”; los frágiles trazos que hago y deshago en un pedazo de papel están reflejando mi pensamiento inconsciente, deseos, pasado y presente, mi alma. Todo esto es el reflejo de un nuevo lenguaje personal íntimo y social, donde los dibujos y pinturas buscan la conexión de la que aún dispongo en mi subconsciente, con mi antepasado primitivo.

Puedes ver el paso de Regina por Cultur3 Club en el siguiente enlace deVimeo